Los neumáticos, son uno de los elementos imprescindibles para el automotor; puesto que, al ser los únicos en contacto con la superficie, la garantía de la seguridad recae considerablemente en ellos. Por tal razón, es indispensable mantenerlos en óptimas condiciones.

 

Desde el punto de vista económico, ahorrar dinero en llantas, no significa gastar menos en su adquisición. Recuerde lo que dicen: “lo barato, sale caro.” Y si tomamos en cuenta el papel que juegan para nuestra seguridad, comprar neumáticos de mala calidad, debido sus precios bajos, resulta contraproducente.

 

La clave está en el uso y el mantenimiento preventivo que les demos a nuestras ruedas.

 

Así como lo lee. Con un uso adecuado de llantas y la implementación de chequeos periódicos, podrá alargar la vida útil de sus ruedas.

 

Siga estos consejos que le presentamos a continuación, y evite realizar gastos prematuros en llantas. Su bolsillo se lo agradecerá.

 

También puede interesarle: ¿cómo una aplicación GPS puede apoyarle en el cambio de aceite?

 

Evite hacer maniobras innecesarias

¿Cómo el evitar maniobras innecesarias, puede hacerle ahorrar dinero en llantas? Sencillo, Los frenazos, acelerones y tomar curvas a una alta velocidad, son acciones que provocan que las llantas se desgasten más rápido de lo normal.

 

Pongámoslo en contexto: viaja velozmente por una carretera abierta. No hay otro auto detrás suyo. Decide acelerar en las proximidades de una curva. Cuando se percata de que debe bajar la velocidad, es demasiado tarde. Por lo que se ve obligado a frenar bruscamente. El ruido de las llantas friccionando le notifican que apresuró innecesariamente el fin de la utilidad de sus ruedas.

 

Entonces, calcular de forma correcta las curvas, hacer uso correcto de los cambios y el embrague, son acciones fundamentales para reducir el desgaste y, por ende, ahorrar dinero en llantas. Recuerde, cuanto menos esfuerzo extra les dé, menos se gastarán. Conduzca moderadamente.

 

ahorrar-dinero-en-llantas

Rote las llantas

Mientras las llantas delanteras dan dirección, las traseras solo las siguen; por lo que el desgaste será desigual. Rotarlas ayudará a que las exprima al ciento por ciento, ya que tendrán un uso uniforme.

 

Generalmente, se recomienda hacer rotación de llantas cada 10 mil kilómetros. Sin embargo, esto no es una ley. Hay casos en los deben rotarse con más frecuencia, por ejemplo: cuando conduce periódicamente a gran velocidad, cuando monta cargas pesadas y cuando realiza recorridos largos.

 

Tome en cuenta que, en el caso de las llantas radiales, la rotación puede hacerse únicamente en paralelo, es decir: la delantera de la izquierda por la trasera del mismo lado.

 

Compruebe la alineación de sus llantas

La alineación, básicamente consiste en rectificar el mecanismo de dirección y de suspensión del automotor, según indicaciones del fabricante.

 

Al comprobar la alineación de sus ruedas, asegurará que puedan apoyarse apropiadamente sobre el asfalto. Con ello, evitará que se desgasten de forma irregular y más rápido de lo estimado. Adoptar esta práctica de mantenimiento preventivo, contribuirá a la extensión de la vida útil de sus ruedas. Sin mencionar que evita imprevistos en los sistemas de dirección y suspensión.

 

En general, se recomienda comprobar la alineación anualmente. Pero si su caso es el conducir frecuentemente por carreteras en mal estado, haga el alineamiento al primer indicio de desgaste irregular. Es decir, en el momento en que note una de las partes de la banda de rodamiento más gastada que la otra.

 

Mantenga la presión adecuada de aire

Las llantas que han sido inflados en exceso, se desgastan de manera desproporcionada. Debido a que su contacto con la superficie no es uniforme, la zona que se consume más, es la central.

 

Por el contrario, cuando las llantas poseen menos aire de lo indicado por el fabricante, estas se desgastan por los bordes. Además, cuando no tienen la presión requerida, son las que cargan el peso del vehículo. Y si se llegase a pasar por un bache, el rin podría deformarse.

 

Compruebe periódicamente la presión de las llantas, y ajústelas según la velocidad y la carga que lleve.

 

Gastar menos las ruedas, significa ahorrar dinero.

Si aplica estos prácticos consejos, seguro prolongará la vida útil de sus llantas y de paso, ahorrará en el consumo de gasolina. ¡Por supuesto! Un vehículo con sus ruedas mal infladas, requiere de mayor fuerza para superar la resistencia del caucho y movilizarse.

 

Implemente estos consejos y notará cómo sus llantas serán más duraderas. Cuide sus ruedas y empiece a optimizar su dinero.

 

Descubra como mejorar el rendimiento de su flota vehicular con un monitoreo integral.